Featured

El Mundo del Juego

El Mundo del Juego
El Mundo del Juego

Mil años de guerra organizada han culminado en el más formidable vehículo de combate de superficie jamás creado, en la más terrible plataforma de armamento y blindaje que ha visto ningún campo de batalla: el BattleMech.

Bienvenido a Solaris centenariovillanueva.web.ve

centenariovillanueva.web.ve es un juego de BattleTech por e-mail donde se interpreta a un mechwarrior que llega al Mundo del Juego en busca de fama, gloria, dinero y fortuna. Para ello pilotarás un ‘Mech de varias toneladas de peso y te enfrentarás con los demás mechwarriors de Solaris en duelos individuales. Es posible que te maten en los primeros combates sin ni siquiera haberte ganado una línea en el Solaris Times, nuestro periódico… pero ese es el precio. ¿Te atreves?

“BattleTech, BattleMech, ‘Mech, Mechwarrior, Mechforce y Citytech son marcas registradas de Wizkids LLC. Copyright original del material de BattleTech de 1996, FASA corporation. Todos los derechos reservados. Utilizado sin permiso. El uso de éste material con copyright y de las marcas registradas no es un desafío los copyrights y marcas.”

Solaris Times

 Solaris Times,
Solaris Times,

Al Redactor Jefe de Solaris Times, como respuesta a la ultima publicación presentada, en concreto en la sección Ecos de la Sociedad:

¿Pero qué se han creido ustedes? ¡¿¡¿Quienes son ustedes para meterse en mi vida privada y mucho menos para amenazar con un reportaje fotográfico sin duda inexistente?!?! Esto desde luego ha llegado muy lejos, más de lo que yo pensaba y hay que cortarlo de raíz, no voy a permitir que la prensa rosa mancille mi reputación y menos aún que eso afecte a mi rendimiento como mechwarrior.

EL REPORTAJE PUBLICADO EN LOS ECOS DE LA SOCIEDAD es totalmente FALSO. El enano de Cabot, creo que lo dejé bien claro en una carta al director hace meses, no tiene absolutamente nada que ver conmigo. Es más, voy a desvelar un secreto que no ha salido a la luz en ningún momento pero que ya me he cansado de ocultar. Michael Nord echó a Cabot por falta de seriedad y por acosar a otra empleada suya. No voy a decir nombres, pero el chico éste está enfermo. Su única obsesión es el sexo, y les puedo asegurar que si nuestra relación se fue a pique, la mayor parte de la culpa fue por motivos sexuales. El vigor que no supo demostrar cuando sus votos de matrimonio le obligaban a ello lo intenta compensar ahora con un vigor patriótico fuera de lugar, sobre todo en Solaris, y menos aún cuando de forma voluntaría se ha metido en un prostíbulo, pues su nueva escudería no puede ser calificada de otra forma; algo que nunca se vería con buenos ojos desde la Federación. El amor que yo siento por mi nación es verdadero patriotismo, y no la burla que está haciendo este medio-hombre a todos los que nos sentimos davionenses hasta la médula.

Para concluir, porque me temo que si siguo voy a perder los papeles, quiero que la revista sepa que he puesto una demanda ante el juzgado nº3 de lo civil; ya les llegará la pertinente citación judicial. Obviamente Tarl Cabot, sin duda el culpable de difundir esta información, pues anda un poco tocado de la cabeza, también será llamado a declarar. Atentamente y sin otro ánimo de limpiar mi imagen:

Aldara Rivers

Nota del Editor:

Señorita Rivers, permítame un par de puntualizaciones: el mencionado reportaje fotográfico sí existe. Los negativos se encuentran almacenados en una caja de seguridad de un banco, y su contenido y autenticidad ha sido certificado por un notario, como probablemente descubrirá si su denuncia prospera.

Y respecto a que el citado artículo pueda afectar su rendimiento como mechwarrior…es algo que le compete a usted, no a nosotros, que lo único que hemos hecho es publicar una noticia basada en hechos reales que usted pretende desvirtuar; quizás como una forma de alejar de sí las preguntas que surgen tras la publicación del mencionado artículo.

Yandros Narnatar

nova cat
nova cat

Le envío la presente con la doble intención de (i) puntualizar alguna información recientemente aparecida en su prestigiosa publicación, y (ii) publicitar un evento poético (por extraño que parezca).

En primer lugar y por lo que a la puntualización se refiere, quisiera dejar constancia de que el enfrentamiento de mi unidad con los mercenarios (piratas) de Yandros Narnatar al que se hace referencia en su artículo de la semana pasada, fue consecuencia de una incursión de aquéllos en el Planeta Sanse y no en el Planeta Alcobendas… se trata de dos sistemas cercanos el uno al otro y ello, sin duda, provocó la confusión. Asimismo, para su información, quisiera hacer notar que la unidad incursora fue derrotada y que, afortunadamente, corrí bastante mejor suerte que mi actual contrincante pues dirigí y encabecé con mi Wolverine la carga de mechs medios que, pasando literalmente por encima de los defensores, destruyó la nave de descenso en la que llegó la unidad de Narnatar. Esta circunstancia junto con el propio desarrollo del combate, condujo a la victoria de mi compañía sobre la atacante que se había quedado sin medio alguno para abandonar el Sistema.

En lo que al evento poético se refiere, ha de saber que, más que un soldado, siempre me he considerado un guerrero (en el sentido clásico de la expresión) y ello implica haber cultivado no sólo las artes de la guerra y la destrucción sino también, y muy especialmente, las de la literatura, es decir, las de la creación. Esta doble pero enriquecedora condición me ha otorgado una visión algo cínica de las cosas al tiempo que me ha permitido mantener algo de cordura entre tanto caos. Pues bien, además de haber publicado un libro de poemas (“Hora punta en el espejo”) y de haber colaborado en distintas publicaciones y libros colectivos, periódicamente suelo recitar en todo tipo de locales a lo largo y ancho de toda la esfera interior bajo el pseudónimo (o nombre artístico) de Rafael Baena (nombre anodino y vulgar que me permite mantener un cierto anonimato entre quienes no conocen mi faceta de mechwarrior). Así, el próximo domingo 27 de enero cambiaré por unas horas el cargado ambiente de la SLS Trident por el más cálido y relajado ambiente de la Sala “Shakespeare in Rock” en la capital del Sistema Alcobendas (en la calle Antonio Machado, 26) para recitar mis versos junto con otro amigo poeta (Pepe Ramos) y quisiera extender una amable invitación a todos los lectores de Solaris Times para que acudan y nos acompañen, razón por la cual le estaría muy agradecido si pudiera incluir una reseña en la próxima edición. Lamentablemente, aun no dispongo de información sobre la hora concreta en que tendrá lugar el recital pero se la comunicaré tan pronto como la pueda confirmar. No quisiera despedirme sin felicitarle por su labor y sin agradecerle, muy sinceramente, el tiempo que me ha prestado.

Muchas gracias de nuevo y reciba un fuerte abrazo,

Bruno Höller, Redactor Jefe

Bruno Höller, Redactor Jefe
Bruno Höller, Redactor Jefe

Estimado Sr. Director:

Me veo obligado a escribirle esta carta como respuesta a los bufidos ¿quizás premenstruales? con los que la Señorita Rivers nos ha deleitado últimamente en esta sección. Efectivamente dicha individua y yo fuimos pareja hace ya algún tiempo, como ella dice “problemas irreconciliables” nos separaron en aquel entonces y (siento desilusionar a según que tipo de gacetilleros) toda relación sentimental acabo en ese momento, hasta aquí ningún problema. Lo que me interesa desmentir son unas cuantas falsedades que esa mala pécora ha vertido sobre mi persona y que usted ha publicado sin pararse a comprobar su veracidad antes de hacerlo.

Yo no entré en Solaris cuando ella ya estaba aquí, ¡en absoluto!, más bien es lo contrario, yo ya llevaba un mes luchando en el mundo del juego cuando ella llegó ¿siguiéndome? y esto es tan sencillo de comprobar como leer el número de combates disputados en la clasificación de mechwarriors. De la misma manera no soborné a nadie de la dirección para enfrentarme a ella (y como es natural vencerla, aunque eso olvida decirlo), el sorteo nos emparejo de forma limpia y cualquier miembro de la Comisión puede dar fe de ello. De la misma manera decir que he fichado por los Degolladores de Nord, primero porque su oferta económica me convenció y segundo porque el estilo de lucha del Sr. Nord me impresionó en el combate que disputamos él y yo (y que terminó en empate). ¿Por qué quiere abandonar Aldara “Caprichos” Rivers la escudería? es fácil: teme que se produzca una inevitable comparación por parte de los fans entre los distintos miembros de la escudería, comparación en la que ella, dada su torpeza a los mandos de un mech, saldría muy mal parada. ¿Y qué decir de la escudería con la que anda en negociaciones? pues que todos sabemos el tipo de negocios en los que andan metidos sus propietarios, no hay más que leer la prensa.

En fin no pienso hacer más declaraciones al respecto de este tema, a no ser que como sospecho, la ínclita Rivers en su aluvión de cartas a esta sección (porque ¿qué decir de los múltiples lloriqueos con los que nos aburre habitualmente ya sea mediante carta o tostón en la barra de Valhalla? ¡¡Por Dios la Comisión debe estar tan harta de oír sus múltiples quejas como ya lo estamos sus rivales!!) vuelva a hacer mención de mi nombre. Entérate Nena, no me interesas para nada, a no ser para vencerte a los mandos de un mech y como eso ya lo he hecho ni siquiera para tal cosa me vales.

Atentamente, Tarl Cabot

Nota del Editor:

Mr. Cabot, las Cartas al Director son publicadas íntegramente salvo que en ellas haya graves atentados contra el honor de alguien o insultos graves y fuera de tono (en su carta los hay, pero hemos preferido mantenerlos y publicarla tal cual para evitar referencias a cualquier tipo de censura o inclinaciones tendenciosas), pues son simplemente opiniones personales de los que escriben. Tal como se dice en la cabecera, la revista no es responsable de las opiniones vertidas en esta sección, así que su frase “…y que usted ha publicado sin pararse a comprobar su veracidad antes de hacerlo” está totalmente fuera de lugar. Si usted quiere denunciar a la Srta. Rivers por calumnias (o ella a usted por atentar contra su honor) es cosa suya, no nuestra.

Carta de Aldara “Tempano” Rivers

Carta de Aldara "Tempano" Rivers
Carta de Aldara “Tempano” Rivers

Sólo escribo respondiendo a un rumor que parece que ha empezado a correr por Solaris. Tarl Cabot y yo fuimos pareja hace muchísimos años. Debido a ciertos problemas irreconciliables entre ambos nos separamos y desde hace varios años tengo la mala suerte de sufrir el acoso de ese personaje. Entró a Solaris cuando yo ya estaba dentro y después de sobornar a alguien de la dirección para que le tocara enfrentarse a mí hace varias rondas, ahora tiene la poca vergüenza de fichar por la misma escudería a la que he ofrecido mis servicios!!

Quiero desmentir con esto todo rumor que pueda surgir. Él no lleva a ser ni siquiera un compañero de trabajo. Para mi no existe y no quiero saber nada al respecto de él. Cualquier otro rumor infundado que publique en su revista será respondido con una querella judicial y una demanda por calumnias.

Atentamente, Aldara Rivers

Nota del Editor:

Ateniéndonos a lo que podría interpretarse como derecho de réplica, además de publicar la carta, hemos dejado constancia de su respuesta negativa al rumor en una breve insertada en la sección Ecos de Sociedad de esta misma revista.