Pedro León Castro
Caguas, Puerto Rico, 10.1.1913

 

 

 

Caracas, 7 de abril, 2000.

"La grandeza de Villanueva consiste en que en aquellos años cincuenta se adelantó al futuro en unos cincuenta años, cosa que vemos en la magnificencia de la Ciudad Universitaria de Caracas, en el aglutinamiento de artistas plásticos ganadores de Premios Nacionales de Artes Plásticas, tanto de talla nacional como internacional, en toda la arquitectura de sus edificios, sus plazas, sus caminerías, su paisajismo, el respeto guardado con el entorno y el ambiente natural. No conozco en Venezuela obra similar en magnitud, cosa que ha hecho que la Universidad fuera declarada Monumento Nacional por el Instituto de Patrimonio Cultural y próximamente Patrimonio de la Humanidad a través de la UNESCO. Creo que con esto queda expresada la grandeza del Arquitecto Carlos Raúl Villanueva".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pintor, hijo del español Félix León Cruz y la boricua Magdalena Castro. A raíz de la muerte de su padre, su familia se traslada en 1919 a Caracas, donde vivía una tía del pintor. A temprana edad asiste a los talleres sabatinos de dibujo que se impartían en su escuela primaria. En 1930, ingresa a la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas y asiste a clases de dibujo en horario nocturno. Para esta época, trabaja en una carpintería que abandona cuando en 1934 ingresa formalmente a estudiar en la Escuela de Artes Plásticas con una beca mensual de 100 bolívares. Entra en contacto con sus contemporáneos, Armando Barrios, José Fernández Díaz (FEZ), Héctor Poleo y con su cuñado César Rengifo, con quienes, a partir de este momento, mantendrá un estrecho vínculo. Sus primeros trabajos, según Rengifo, parecían desarticulados, aunque fuertes en el dibujo y color (cit. en Francisco Da Antonio, 1982, p. 207). En 1938, realiza su primera exposición individual en el Ateneo de Caracas en la cual muestra dibujos, pinturas y grabados. La muestra fue reseñada en la prensa (El Universal, 10 de julio de 1938). Durante esta época, a la cual pertenece un Autorretrato (1935, FGAN), su obra, orientada por Marcos Castillo, era penumbrosa y romántica, de factura enérgica y trabajada con espátula (ibíd.), en la que se advierte la influencia de los postimpresionistas y de algunas obras de Federico Brandt. En 1940 finaliza sus estudios de arte puro y realiza el Curso de Formación Docente en pintura mural, hasta 1941. A partir de esta fecha, León Castro ejercerá la docencia en distintas instituciones: Escuela Normal El Mácaro (Turmero); Escuela Superior de Artes y Oficios para Mujeres, Escuela Experimental Venezuela, Escuela de Artes Plásticas de Valencia, Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas y en el Instituto de Diseño de Caracas (hasta su jubilación del Ministerio de Educación en 1972). En 1941 obtiene una Mención Honorífica en el Concurso Interamericano de Arte en Santiago de Chile y una segunda Mención Honorífica en el III Salón Oficial Anual de Arte Venezolano del Museo de Bellas Artes de Caracas (MBA), con Autorretrato de 1941. En 1944 con Barrios de Monte Piedad (Fundación John Boulton) logra el Premio Oficial de Pintura en el V Salón Oficial. Para ese entonces su obra, como se observa en su Virgen Colonial (1943, FGAN) ya poseía "una síntesis entre la materialidad inerte de las cosas y la tensión iluminada del color" y para 1944, ya ha prescindido de la espátula, trabaja con pincel, dibujando las figuras y los paisajes con una técnica que recuerda a los primitivos flamencos (Da Antonio, op. cit., p. 208). El realismo social atrae a un sector de jóvenes artistas del momento, de cuya influencia no escapa León Castro, pero el pintor desarrolla un estilo personal como lo expresa Juan Liscano al afirmar: "A pesar de su respeto por la forma, León Castro es un pintor espontáneo [...] sus cuadros se diferencian unos de otros. Su obra, por esta misma razón, es irregular. Felizmente. Porque nada resulta más desagradable que la pintura de receta" (1981). En 1945 viaja a Bogotá con Alejandro Otero y César Rengifo, para exponer en la muestra Joven Pintura Venezolana en la Biblioteca Nacional. A pocos meses de su regreso, se inaugura en julio de 1946 su primera exposición individual en el MBA. En 1948, se traslada por seis meses a París con una bolsa de trabajo del Ministerio de Educación. Esta experiencia queda plasmada en un conjunto de dibujos, acuarelas y paisajes que expone a su regreso (1949), en el MBA. En 1951 obtiene el Premio John Boulton en el XII Salón Oficial con En el Taller (1950, FGAN) y se le encarga la ejecución de un mural al fresco, de dimensiones monumentales, en el recinto del Liceo José Miguel Sanz de Maturín, titulado La Esclavitud en Venezuela; que no es concluido ya que el nuevo Gobernador del Estado ordena la demolición de los 72 m2 de mural que ya estaban ejecutados. A pesar de esto, León Castro expone los bocetos del mural en el MBA en 1953. Al año siguiente participa en el proyecto de Síntesis de la Artes Mayores que propugnaba Carlos Raúl Villanueva en la Ciudad Universitaria de Caracas y ejecuta el mural al fresco Fechas Magnas de la Universidad (1954, UCV) en el interior del Salón de Sesiones del Consejo Universitario (Edificio del Rectorado). Entre esta fecha y principios de los sesenta dedica gran parte de su tiempo a la docencia y continúa pintando y exponiendo. Obras representativas de este período lo son: El Baño (1957), Vendedora de Calas (c. 1959), Retrato de Josefina (1961) y Retrato de Flérida (1961). En 1964, viaja a México, entra en contacto con el célebre Taller de Gráfica Popular, conoce a David Alfaro Siqueiros y tiene la oportunidad de presenciar los trabajos de pintura mural que se desarrollan entonces en Ciudad de México. Hacia 1966 incorpora la técnica de la encáustica a sus medios expresivos, al mismo tiempo que comienza su exploración del objeto, sobre la cual más tarde declarará el propio pintor: "Mis figuras tienen que moverse, reaccionar [...] no puedo presentar la tranquilidad y el estatismo [...] Las calabazas flotan; los paisajes son luz, la perspectiva de la mesa es arbitraria, utilizo las formas naturales, pero la imaginación es la que gobierna. Creo que me estoy saliendo del realismo" (T.A., El Nacional, Caracas, 27 de mayo de 1977). Sin embargo, en obras posteriores a estas declaraciones se evidencia que el artista no se desprende por completo del tema social. En cuadros como Hampa (1979), Caracas bajo la contaminación y Amanecer en Caracas (1980) la problemática rural es sustituida por la inquietante realidad urbana. En la década de los ochenta trabaja sobre madera para conseguir los acabados lisos de sus "objetos metafísicos"; participa en la Exposición Indagación de la Imagen (GAN, 1980) y realiza una individual de grabados en el Taller de Artistas Gráficos Asociados (TAGA, 1982), donde reúne parte de su obra gráfica, que ha ocupado un continuo interés en su trayectoria, sobre todo la técnica xilográfica. En 1987, expone obras recientes en el Museo de Arte La Rinconada (hoy Museo de Artes Visuales Alejandro Otero). En 1993 inaugura Invitación al Génesis: Pedro León Castro: Objetos Metafísicos, donde reúne obras que se han despojado de la anécdota y se concentran en el objeto y su relación con el espacio sin abandonar definitivamente la figuración. La Fundación Galería de Arte Nacional (FGAN) posee una decena de óleos de León Castro, entre ellos Retrato de Dama (1939) y Naturaleza Muerta (1953).

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

PREMIOS

COLECCIONES

DOCUMENTOS AUDIOVISUALES CON REFERENCIA AL ARTISTA

FUENTES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÉDITOS:
Textos: Esmeralda Niño Araque, Departamento de Investigación, Fundación Galería de Arte Nacional.
Investigación de Fuentes y Selección de Imágenes: Luis Rafael Bergolla
Caracas, 2000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regresar a Colección Síntesis de las Artes Mayores